Bienvenido a la Guía del Elector de Oklahoma 2018

Historia del Voto en Oklahoma

Querida gente de Oklahoma,
Mientras nos acercamos a las elecciones del 2018, todos nosotros deberíamos celebrar los derechos y los privilegios de dar nuestro voto. No siempre ha sido el caso en la historia de Oklahoma.

Mientras este año se conmemoran cien años desde que las mujeres en Oklahoma obtuvieron el derecho al voto, el camino a la elección universal para toda la gente de Oklahoma tomó más tiempo.

A muchos nativo americanos se les negó el derecho al voto hasta los años mil novecientos veinte (1920s), aun cuando cada parte y parcela del Estado de Oklahoma en algún momento pertenecía a las tribus ya sea por el poder de haberla ocupado, un tratado o un título oficial otorgado por el gobierno federal. Mientras su base territorial se encogía bajo el abuso de fuerza, tratados y leyes, se les dijo que fueran buenos americanitos, que dejaran atrás su idioma, su espiritualidad y sus gobiernos antiguos que los habían impuesto a tener comunidades diversas. Mientras el mundo cambiaba a su alrededor, muchos nativo americanos no tenían un lugar propio, estando atrapados entre dos mundos. Hoy en día, con la soberanía restablecida para las tribus, los nativo americanos pueden dar forma a su cosmos a través de los derechos y privilegios del voto.

Los afroamericanos sufrieron un rechazo similar sobre su derecho de votar durante muchas décadas. Aunque técnicamente se les otorgó el derecho al voto por medio de la décimo quinta enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, los estados tal como Oklahoma impusieron una serie de requisitos tales como la Cláusula del Antecesor (Grandfather Clause) y la Encuesta del Impuesto (Poll Tax) que en efecto les impedía dar su voto. La privación de las libertades civiles se extendió a través del terrorismo de los linchamientos y del Ku Klux Klan y se quedó engranada en la vida diaria por las leyes de Jim Crow de una segregación estricta. No fue sino hasta los 1960s que el sufragio universal para los afroamericanos se convirtió en una victoria muy peleada.

El mayor grupo singular de la gente de Oklahoma a quienes se les negó el derecho de votar en 1907 fueron las mujeres. Cada delegado en la convención constitucional del estado era hombre, y todos, con una excepción, de los oficiales elegidos a lo largo del estado en 1907 eran hombres. La única excepción fue Kate Bernard, la activista celebrada quien luchó por los derechos de los niños, nativo americanos y prisioneros. Ella no pudo votar por ella misma. En 1918, exactamente hace cien años, el derecho de las mujeres para votar estaba en la papeleta estatal, una papeleta que estaba negada para las mujeres. Afortunadamente, una mayoría de hombres aprobaron el tema y otorgaron a las mujeres el derecho al voto en las elecciones estatales. Un año después, con la aprobación de la decimonovena enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, el sufragio se extendió a las mujeres en toda la nación.

El derecho al voto, para ayudar a formar el futuro de nuestras comunidades, debe ser atesorado y ejercido en cada oportunidad que tengamos. No debemos darlo por un hecho ni olvidar que el sufragio universal es un logro reciente en nuestra historia compartida. Este año, el centenario de las mujeres obteniendo el derecho al voto en Oklahoma debe ser celebrado como otro paso o peldaño importante para la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos.

logos stacked